El poder de organizarse sin organizaciones

octubre 28, 2008

Un subtítulo atrevido por parte de Clay Shirky en su último libro, Here comes everybody. Históricamente hombres y mujeres nos hemos organizado para crear empresas, sindicatos, organizaciones no gubernamentales, etc. Todas las organizaciones viven en una contradicción: existen para aprovechar el trabajo organizado, en grupo, pero al mismo tiempo los recursos que hay que destinar al hecho de organizarse provoca perder muchas de las ventajas de organizarse.

Las nuevas tecnologías nos permiten nuevas formas de organización: nuevas arquitecturas de participación como ha afirmado Tim O’Reilly. Las organizaciones actuales ya no sirven, pues, para unos ciudadanos en red.

Pienso hace tiempo en si las organizaciones que hasta ahora han representado a los trabajadores (sindicatos), a los vecinos, a los intereses empresariales, a aquella gente que comparte unas ideas y quieren llegar al poder (partidos políticos) etc. siguen siendo útiles para la acción colectiva de la sociedad red. Más bien tiendo a pensar que no y que la acción colectiva que utiliza las nuevas tecnologías es diferente.

Probablemente nos encontraremos con una acción colectiva determinada en el tiempo, para temas concretos, en territorios determinados y con gentes diferentes. ¿Como deben responder las organizaciones ya existentes a esta multiplicidad de formas y fórmulas para la acción colectiva?. ¿Que sentido tendrán conceptos como ser miembro de una organización, socios, militantes, etc.?

Y última reflexión: la política. ¿Serán capaces los políticos de entender y relacionarse con esta sociedad red en la que pueden existir tales variadas fórmulas y formas de acción colectiva? Ya no será suficiente para los políticos hablar únicamente con sindicatos y empresarios.

Anuncios

Una respuesta to “El poder de organizarse sin organizaciones”

  1. odilas Says:

    El problema de las organizaciones, suele ser la sobreorganización. Hay un volumen máximo de eficiencia a partir del cual la organización empieza a ser víctima de sí misma y se crea sobreestructura para mantener la estructura.

    La tecnología nos debería permitir adelgazar o incluso eliminar esta sobreestructura, pero el problema no es procedimental, es cultural. A las personas cuya razón de ser radica en soportar estas pirámides de poder, hay que ofrecerles nuevos roles y ayudarles a cambiar su status actual por otro más adecuado a la organización red.

    Si no somos capaces de hacer eso, las pesonas ancladas en el paradigma actual van a ofrecer, lógicamente, una resistencia feroz al cambio.

    Creo que hay que trabajar con los nuevos valores pero también comprender y dar alternativas y cabida a los antiguos-actuales.

    Esto da para mucho Marc!


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: